Me piden desde la Peña “El Catite” un artículo para su revista de feria. Será para mí un honor colaborar con una entidad con tantos años, con tanto arraigo popular y con tanta solera.

Como este año van a homenajear al festival de canta flamenco de Ronda, que cumple 50 años, he pensado hablar del flamenco, ese arte entripado en nuestros genes como una característica más de nuestra mismidad, de nuestra propia esencia de andaluces.

Hablaré de flamenco desde la lejanía de un aficionado a la música pop, a la música rock, que son hasta cierto punto, estilos diametralmente opuestos, en las antípodas casi. Pero también lo haré desde la cercan ía de quien siente en las entraas la fuerza y la vitalidad de sus raíces culturales y vitales.