PLAZA DE ESPAÑA

Plaza del Parador,
plaza de España,
con sus puertas abiertas
y su farmacia.
Con sus bares cerrados
y su cerámica,
con Ríos Rosas pendiente
en su atalaya,
con su plaza de abastos,
pura nostalgia.
Por su cine y su torre
aún brotan lágrimas,
y por su barbería
lloran las barbas.
Plaza del Parador,
Plaza de España.

La Plaza de España se llamó, después de la construcción del Puente Nuevo, Plaza del Puente, nombre que conservó hasta que en el siglo XIX se le puso el nombre de la Constitución para, en el siglo siguiente, ponerle el nombre de España.
La Plaza la mandó construir en el año 1.806, el Corregidor D. Vicente Cano Almazán;  constaba de 36 arcos sostenidos por  columnas de piedra, bajo  los cuales había un soportal corrido de cinco metros de ancho. La fachada tenía tres frentes con sus balconadas, que le daban el aspecto elegante de las clásicas plazas antiguas que se conservan en la actualidad en bastantes ciudades españolas.
En el año 1.847, con fondos propios de la Ciudad, se construyó una Casa Capitular, al oeste de la Plaza, como así mismo una  Alhóndiga que se encontraba a la derecha de la casa Capitular. Con lo que la Ciudad quedaba dotada de unas instalaciones capitulares más acordes con la importancia que había adquirido Ronda con la construcción del Puente Nuevo.
Esta Plaza por su situación al poniente sufrió, a causa de los vientos y temporales de lluvia,  un deterioro importante durante el siglo XIX, y así mismo en el año 1.860 se derrumbaron una serie de arcos y columnas que la dejaron en un estado ruinoso, por lo que el Ayuntamiento decidió destinar la parte frontal al Ayuntamiento y el lateral norte, que fueron restaurados por los dueños de las casas, pero ya sin los arcos ni el los soportales que la habían caracterizado anteriormente.  
Estando en pleno proceso de restauración, el día 7 de Agosto de 1.863, se oyeron unos crujidos e inmediatamente unos gritos que advertían de que la construcción se venía a bajo, como así fue. Después de la consternación y el miedo que habían pasado las personas que se encontraban en los soportales, hubo que,
urgentemente, ir apartando los escombros para recuperar a las personas que habían quedado bajo ellos, sin que se produjera más que una victima mortal y un buen número de heridos. El susto fue morrocotudo y la consternación y la pérdida de los fondos, también, por lo que la Plaza estuvo muchos años en ruinas hasta que a finales del siglo el Ayuntamiento, con la colaboración de los vecinos y dueños de los edificios, la restauró y consolidó.
La Casa Capitular, Ayuntamiento posteriormente, y la alhóndiga, mercado de mayoristas y minoristas, se cedió por el Municipio en el año 1.984 al Ministerio de Turismo para la construcción de un Parador, que se inauguraría el día 19 de Septiembre del año 1.994.
La Plaza de España en la actualidad es el centro neurálgico de Ronda ; es  amplia, elegante y a la par sobria, siendo, así mismo, la plaza por excelencia de Ronda. En ella, además del Parador de Turismo, se encuentra un Monumento al ilustre hijo de Ronda D. Antonio Ríos Rosas, como también, el inicio de la cornisa que, bordeando el Parador, va a dar a los jardines de Blas Infante, haciendo un recorrido espectacular por la cornisa oeste de Ronda, desde donde se puede disfrutar de la inmensidad de la Serranía, de los Molinos del Tajo y de todo el valle del Guadalevín.
La Plaza cuenta con otras instalaciones turísticas, como hoteles, restaurantes, tiendas de recuerdos,  alfarería, y productos típicos de la Serranía de Ronda. De esta Plaza arrancan en la actualidad, las salidas para la Costa del Sol y Sevilla-Jerez.