Mis sonetos

EL NUEVO AMANECER

Ya viene el Sol trepando por la sierra
de Oriente, que es su sierra preferida,
viene de nuevo ardiendo en su salida
a repartir sus besos por la Tierra.

Sube al paso del ritmo que le impone
su propia condición de ser errante,
condenado a ese sino caminante,
que la ley de los ángeles dispone.

Asoma su pujante llamarada
y deshace las sombras del sendero;
se encarama llenando por doquier

los recodos secretos de la nada,
mientras surge con sino pasajero
otro cálido y nuevo amanecer.

Última HORA

¡¡¡ Lo NUEVO !!!

Nuevo SONETO (arriba izqda.)
Nueva sección: todo sobre el musical “Ronda, verdad imposible”

Libro 2018 (octubre)

AYER Y HOY
Ayer, primorosa infancia,
hoy, grandiosa primavera,
mañana una calavera
cobijará su elegancia.

Ayer dudas, hoy certezas
apagando nuevas dudas,
mañana, verdad desnuda
desgastando la cabeza.

Ayer cielo, hoy futuro,
¿mañana? Apuesta perdida.
La muerte, envite seguro,
pregúntaselo a la vida.

'''ANUNCIO!!!

Mañana abro la página el nuevo espectáculo de ENTREAMIGOS. Se llamará “Ronda, verdad imposible” y nuestra ciudad será la protagonista especial de este espectácuo especial.

Mi vídeo del día

Lo próximo de ENTREAMIGOS

PRIMER CERTAMEN DE TEATRO “JOSÉ MARÍA ORTEGA DE LA CRUZ.
19 y 20; 26 y 27 de octubre, en el Teatro Vicente Espinel.
En breve, más información.

aldehuela

“RONDA, VERDAD IMPOSIBLE” es el nombre del nuevo musical de ENTREAMIGOS. Lo estrenaremos a principios de marzo. Música, teatro y poesía, nuestras señas de identidad.

¿Qué tal le van las cosas?
¿Cómo pasó el invierno
¿Hay alguna esperanza?
¿Cómo marcha lo nuestro?
¿Qué tal el nuevo jefe,?
¿Le han cambiado de puesto?
¿Cómo acabó el gerente?
¿qué tal el Papa nuevo?
¿Qué tiempo hará el domingo?
¿Estará el bar abierto?
¿Lo quiere blanco o tinto?
Lleno, por favor, lleno.

LA LUNA Y EL SOL
La luna se ha revelado
contra el cielo, desairada
y en el cielo se ha encontrado
una dulce puñalada.

Una mirada del Sol,
que alegremente reclama
con un guiño de arrebol
a su venerable dama.

La Luna finge su enfado,
mientras mira de reojo
a su cortejador rojo
cuando pasa por su lado.

Dos pregones en una década

Lo último en escena

Yo

Para no olvidar

Mi música en otras voces

Aires serranos

Cada atardecer...

A la izquierda, la sevillana titulada “Cada atardecer en Ronda”, grabada para el Pregón de Ronda Romántica 2018.
A la derecha, la canción titulada “Ronda, su Tajo y su Puente, grabada para la obra “Aldehuela, un genio olvidado”, representada en el Parador el 11 de octubre.

Para Aldehuela...

Calendario

Calendario

octubre 2018
L M X J V S D
« Ene    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Sound Cloud

A veces, una imagen vale más que mil palabras

El capitalismo

TEXTO PARA EL PROGRAMA DEL "PRIMER CERTAMEN DE TEATRO JOSÉ Mª ORTEGA"

LA IMPORTANCIA DEL TEATRO
El teatro está en la base de nuestra cultura. Desde la antigua Grecia, cuna de nuestra civilización, ha sido vehículo de las más profundas y complejas cuestiones humanas. Por eso, el teatro es imprescindible para la vida. Y lo es, porque refleja la realidad, y reflejándola, nos hace tomar conciencia de nosotros mismos y de nuestro mundo a través de la catarsis, esa mágica purificación, que parte de la obra y nos ayuda a enfrentarnos con más confianza a la realidad.

El teatro, además, nos permite desacralizar lo trágico, reírnos de los problemas y de nosotros mismos y enfrentar la existencia con un mayor grado de tolerancia y comprensión. Nos vuelve reflexivos y analíticos y fomenta en nosotros la imprescindible capacidad crítica.

Las obras de teatro nos conducen a situaciones, formas de vida y comportamientos que jamás hubiéramos vislumbrado sin ellas y que nos llevan, de forma irremediable, a identificarnos con los personajes y a vivir sus vidas, porque, en el fondo, son también las nuestras.

Lo voy a decir en verso y así quedará lo mismo reflejado de dos maneras diferentes:

EL TEATRO
El teatro es delirio, es fantasía,
es magia que se cuela por los poros,
es navegar usando la poesía
en el mar de la escena y de los foros.
El teatro es consuelo que te eleva,
es un gran despilfarro de emociones,
es bañarte en un río que te lleva
derecho a un maremágnum de pasiones.
El teatro es vivir en otras vidas,
el teatro es morir en otras muertes,
es nunca dar la vida por perdida,
es un siempre empezar a conocerte.
El teatro es abrir una ventana;
es miedo, es tensión y es agonía,
es reunir la noche y la mañana,
confundir la tristeza y la alegría.
El teatro es sacar de la chistera
los sueños que sembramos en el viento,
es empezar a ser el que quisieras,
es volar sin moverte del asiento.
El teatro es vivir esa aventura
que sueña cualquier alma enamorada;
es llegar al umbral de la locura,
es vivir en el filo de la nada.

En definitiva, el teatro es imprescindible para vivir, porque amplía nuestra condición humana y nos vuelve mejores personas. Nada menos.


JOSÉ MARÍA ORTEGA (soneto)

Tespis de Ronda, sabio de la escena,
Molière soñador y visionario
que tiene en la cabeza un escenario
y un cómico en su alma de verbena. 

Por La Ciudad destaca su figura,
seguida de una corte de extranjeros,
cicerone gallardo y pinturero
a salvo del dolor y la amargura. 

Siempre entregado, nunca indiferente,
marcha de una pasión a otra pasión:
ha habido que cambiarle el corazón,

roto el suyo de dárselo a la gente.
¡Que empiece cuanto antes la función
que ya tiene la pipa entre los dientes!

Este soneto tiene ya varios años, pero sigue reflejando aquello que quería expresar entonces. Y lo sigue expresando, porque el personaje al que iba dirigido mantuvo a lo largo de su vida, con una consistencia extraordinaria, exactamente los valores que el poema refiere: su amor indestructible al teatro, a la escena y su apasionada inquietud por todo lo humano, que le hacía interesarse de igual forma por los homenajes a rondeños importantes, los centenarios, los concursos de guitarra, la recopilación de obras completas o el reconocimiento de personajes ilustres de nuestro contexto. Él siempre estaba ahí, tirando del carro, moviendo los hilos que hiciera falta, desbrozando todos los obstáculos que se interpusieran en el camino.
De igual forma actuó fuera de su vocación escénica, en su trabajo. Su amor a Ronda lo tradujo en un profundo conocimiento de su historia, de sus entresijos, de sus leyendas y sus costumbres, de su alma y de la recia idiosincrasia de su gente. Todo ello supo trasladarlo a esa legión de turistas ensimismados que, a lo largo de varias décadas, tuvieron la suerte de encontrárselo en el camino, como un cicerone gallardo y pinturero.
Y fuera de la escena y el trabajo, en su mundo privado, supo trasladarse, como dice el soneto, de una pasión a otra pasión con la naturalidad de quien de forma natural se entrega sin límites en todo aquello que emprende o que la vida le reclama. En esa tarea fue dejándose a pedazos el corazón, que hubo que cambiarle hace diecinueve años.
José María era un ilusionista; alguien capaz de ilusionar y de ilusionarse. Ni los años ni la vida consiguieron apagar ese fuego interior que lo impulsaba a desprender fantasía, a contagiar entusiasmo, a cargarse y contagiar de esperanza a todos los que nos acercábamos a refrescarnos en su sombra. Y eso que la vida le puso en su camino todas las trampas habidas y por haber, que él, sin embargo, supo sortear como un prestidigitador experto y resignado.