a vuelapluma-large

Pensamientos y reflexiones al hilo de la actualidad. A botepronto, tal como aparecen de forma espontánea, tal como me abordan sin, casi nunca, pegar en la puerta. Llegan y salen; van y vienen y, a veces, los cazo al vuelo y los coloco aquí.

avuelapluma01

26. La verdad solo está alcance de los que son espiritualmente libres.

25. Todos piensan que los otros manipulan la información. ¡Qué mundo éste!

24. Hay que perdonar los agravios siempre, pero nunca más hay que ponerse en el camino de quienes de los han infringido.

23. Aprender a vivir consiste en aprender a refugiarse.

22. El poder financiero se ha adueñado también de la democracia. La libertad está absolutamente condicionada por ellos. Esta es una verdad incuestionable, aunque casi nadie se la crea o le interese decirla.

21. La verdad siempre anda desnuda. No es posible identificarla por ésta o aquélla prenda; por ésta o aquélla forma de vestir. Por ahí no hay forma de descubrirla.

20. Hay que resistir sin levantar la voz. Los hechos, vayamos a los hechos.

19. Los políticos le han quitado el contenido a las palabras. Vamos a devolvérselo. Esa es nuestra obligación como ciudadanos.

18. La vida duele. Si no te duele la vida es que no la estás viviendo de verdad. No es una vida auténtica.

17. Frente al desierto, la mejor solución es crear tu propio oasis.

16. Escapar de los problemas no es jamás la manera adecuada de abordarlos. Por mucho que te escondas siempre terminarán por encontrarte.

15. La valentía no tiene nada que ver con la temeridad. Exponerse a un riesgo absurdo no es de valientes, sino de imbéciles. Es lo que ocurre cuando te expones al terror de los fanáticos.

14. Una sociedad enferma es aquella que tolera y respalda la corrupción y la contempla como un mal inevitable. Es decir, la nuestra, la española.

13. La vida de cada ser humano es una mezcla de razón y sinrazón; de conciencia e inconsciencia; de previsión y de azar. Así hay que aceptarla.

12. La riqueza no corrompe; lo que corrompe es el ansia desmesurada de tener, de poseer, incluso, más allá de toda lógica, de toda decencia, de toda honestidad.

11. El humano es un ser sustancialmente insatisfecho. Siempre anda buscando algo que no sabe lo que es y que, lo que es peor, nunca podrá encontrar.

10. No basta la razón para aprehender la vida; no es suficiente. Ni siquiera es la herramienta más eficaz. La vida es poliédrica y necesita, quizá, tan solo, dejarla vivir.

9. Si de tu grupo te marchas ofendido, los causantes de la ofensa dirán y pensarán siempre y a todos que te fuiste por orgullo, por soberbia o porque ya no querías estar allí. A pesar de ese riesgo, hay que irse si te ofenden.

8. Hay varias formas de fabricar la verdad. Una de ellas consiste en repetir muchas veces la misma mentira. Así se construyen, por ejemplo, los tópicos; y los tópicos son la materia básica que utiliza el pensamiento de la mayoría de los mortales. La conclusión es aterradora y explica muchas, muchas cosas…

7. Las religiones no buscan la verdad; ya la tienen en propiedad. Su verdad es divina, es decir, indiscutible; lo que no significa que sea verdadera. A sus sacerdotes no les gusta la verdad; a sus fieles ni siquiera les interesa.

6. La política debe ser el arte de administrar con honestidad y eficacia el patrimonio común. La política que nos rodea, en cambio, es la técnica que consiste en utilizar ese patrimonio en beneficio propio. Todos los políticos dominan esa técnica. Ninguno, aquel arte.

5. La libertad de expresión es una manifestación de la libertad general y, como tal, no existe de manera absoluta y como toda libertad está condicionada. Es decir, la libertad de expresión es relativa, como casi todo en este mundo.

4. La verdad no es incompatible con el silencio; es más, su persecución casi lo exige. Callar es patrimonio exclusivo de las almas fuertes y dispuestas a alcanzarla.

3. ¡Madre mía! ¡Qué esfuerzo hay que hacer cada día para no indignarse! Si lo haces y lo dices, te conviertes inmediatamente en culpable, incluso, del propio motivo de tu indignación.

2. Las cosas, existen porque hay unos ojos que las miran, unas miradas que las construyen. Sin mirada no hay mundo.

1. Hay mucha gente que se ufana de no haber abierto en su vida un libro. No hay ni un solo estúpido que sea capaz de reconocer su estupidez.