2018-b

Como he solido hacer en los últimos años, éste 2018 que empieza lo encaro también inaugurando una nueva colección de poemas, o canciones, como yo los llamo. No seguiré el rigor habitual de estrenar uno por cada una de las semanas del añosemana en mi página webwww.josemariatornay.com, sino que los agruparé por meses, sin que tenga determinada ninguna periodicidad. Sí intentaré ajustarlos en su extensión a la brevedad que exige el hueco al que los tengo destinados en mi página. Así que, empezamos. Lo llamaré, sin más, 2018.

E N E R O

PROPÓSITO
Vivir al hilo del tiempo,
sin avanzar al futuro,
sin quedarme en el pasado,
girando al ritmo del mundo.
Pero plantándole cara
a las voces de los muchos,
sabiendo que la verdad
no pertenece a ninguno
y que las grandes palabras
solo duran un segundo,
el tiempo de pronunciarlas,
el tiempo de hacerse humo.

LA MONTAÑA
El peso de una montaña
ha coronado mi mente,
como una losa infinita,
imposiblemente inerte.
Tanto pesa que no alcanzo
a entender lo que me hiere
ni a levantar la cabeza,
ni a llorar lo que me duele.
Tanto me aplasta su fuerza,
tanta nada hay en su siempre,
que ni lle temo a la vida,
ni me preocupa la muerte.