rimas-asonates

Empiezo estas rimas asonantes el 1 de enero de 2017. Año nuevo, rimas nuevas, que vienen a sustituir a las consonantes, que acaban de ver su final. 52 rimas consonantes para las 52 semanas del año 2016.

De temática variada, tanta como diversas son las cosas de la vida y nuestras maneras de mirarlas. Muchas miradas diferentes, al son de los nuevos tiempos marcados por las nuevas tecnologías.

UNO DE ENERO
1(1ª semana 2017)

El uno de enero
el jardín se estrena
con sus hojas verdes
y sus ramas frescas.
Todo resplandece
bajo el sol que tiembla
y en los troncos viejos
hay sones de fiesta.
El uno de enero
es otra quimera
y antes de nacer
ya mira a la tierra
su pobre esperanza
se queda en la espera.

VERSOS
(2ª semana 2017)

A veces los versos nacen
de la punta de los dedos,
no vienen del corazón,
ni tampoco del cerebro.
Son solo piel sin sustancia,
atrevidos pero secos,
que solo rozan el alma,
sin alcanzarla de lleno.
Otras veces las palabras
vienen de dentro, tan dentro,
que lo que dicen y cantan
es tan íntimo, tan nuestro,
que somos nosotros mismos
enredados en su vuelo.

SOÑAR
(3ª semana 2017)

No te olvides de soñar,
es gratis y no hace daño;
es, incluso, obligación,
como sentir un abrazo,

como dormir y comer,
como luchar sin descanso,
como decirle a la luna
los secretos de tus labios.

Soñar es querer ganar
con la derrota en la mano;
nunca darse por vencido,
siempre darse por ganado.

LOS OTROS
(4ª sermana)

Te gritarán los locos,
te llamarán los cuerdos,
te cercarán los vivos,
te rondarán los muertos.
Pero tú no respondas,
no acudas a tu entierro;
tú sigue tu camino,
tu camino en silencio.
No mires nunca atrás,
que allí te esperan ellos;
si sigues adelante,
se quedarán muy lejos.

LOS MISMOS
(5ª semana)
Yo he subido hasta los montes
y bajado hasta los ríos
y a lomos de mis zapatos
he andado muchos caminos.
Pero nunca, nunca he visto
que ganaran los vencidos,
que perdieran los canallas,
que fueran buenos los listos.
Siempre vi que los mejores
nunca tenían su sitio
y que el fruto de la Tierra
siempre era de los mismos.

GERARDO DIEGO
(6ª semana)
Río Duero, río Duero,
palabras de amor palabras,
dibujó Gerardo Diego
en sus espumas de plata.
Las lágrimas de un amante
sobre el hombro de su amada;
o la pasión de unos labios
ardientes, de porcelana.
Los quejidos de una flor
al despuntar la mañana;
los versos de aquel poeta
manando miel de su alma:
palabras que se llevó
el curso manso del agua.

PIRATA DEL TIEMPO
(7ª semana)
Igual que Miguel Hernández,
del corazón a las cosas,
como un pirata del tiempo
paso sin pena ni gloria.
Frágil como una veleta,
siempre a merced de las olas,
entregado a la aventura
de vivir a toda costa,
de morir en cada instante,
de nacer de cualquier forma.
Detrás de Miguel Hernández
camina mi humilde sombra,
mientras paso sin descanso
del corazón a las cosas.

MENTIRA
(8ª semana)
Miras detrás, a lo lejos,
miras debajo y encima,
enfrente, arriba y abajo
y casi todo es mentira.
Puro oropel, apariencia,
ficción, fachada sin vida,
aliño, adorno, portada
ornato y falsa sonrisa.
Nos acosan sin remedio
en una guerra perdida
la envoltura, el maquillaje,
y las palabras vacías,
y poco es lo que parece
y casi todo es mentira.

PARADOJAS
(9ª semana)
No todo el que mira ve,
ni todo el que oye escucha
ni aquel que llora está triste
ni todo el que esconde oculta.

No todo el que corre llega,
ni todo el que estudia sabe,
ni todo el que habla piensa
ni todo el que entra sale.

A veces baja el que sube
y a veces sube el que baja,
a veces gana el que pierde
y a veces pierde el que gana.

INFALIBLE DESTINO
(10ª semana)
Se desliza la mañana
viajera, suavemente,
avanzando hacia la nada,
acercándose a la muerte,

ese infalible destino,
de los hombres y mujeres,
que siempre acaba en los mismo,
nunca tiene suficiente.

Fugaz mentira es la vida,
que se escapa, que se pierde
como las hojas de un árbol
que se lleva la corriente.

EL PASEANTE
(11ª semana)
Monótonos y cansinos,
los pasos del paseante
van fabricando la senda
de su paso por las calles.
Rutinaria y mansamente
avanza desde que nace,
lo mismo que un alma en pena,
entre hermanos caminantes.
Su destino es caminar
a pesar de los pesares
y seguir siempre adelante
sin rumba a ninguna parte.

ESCRIBIR, ¿PARA QUÉ?
(12ª semana)
¿Escribir para estar guapo?
¿Para impactar a la gente?
¿Escribir para ganar,
¿Para tentar a la suerte?
No.
Escribir no puede ser
una corona en la frente,
ni un lugar en el olimpo,
ni ser aquel que no eres.

Escribir para llorar,
con el alma entre los dientes:
escribir para ser fuego
y deshacer lo que duele:
escribir para olvidar
para vencer a la muerte.

SEGUIR VIVIENDO
(13ª semana)
Hay que seguir viviendo,
aunque te duela el aire,
hay que seguir llorando
con lágrimas de sangre,
mientras hablan las armas
y se callan los ángeles.
El miedo y la razón
revueltos en un baile
de locura infinita,
de negrura salvaje.
Hay que seguir viviendo,
Muriendo en cada instante.

SIN ÁNIMO DE OFENDER
(14ª semana)
Sin ánimo de ofender,
hay que posar la mirada
también sobre lo que duele,
sobre las cosas que pasan,
aquellas que permanecen
solo un segundo de nada.
De las cosas importantes
ya se ocupa la nostalgia;
pongámonos a pensar
lo que apenas vale nada,
lo que nadie quiere oír,
lo que se pierde y se gana.

MORIR
(15ª semana)
Hay que morir poco a poco,
sin dolor, sin que te pese,
morir como un acto más
de la vida, sin dolerse
de perder en la partida
nada que pueda dolerte.
Beberse cada segundo,
morirse muy lentamente,
con la conciencia de ser
solo un muñeco de nieve
y así en el último instante
no duela nada la muerte.

Y LOS VERSOS DUELEN
(16ª semana)
Y los versos duelen,
porque están cargados
con balas de fuego,
de fuego sagrado.
Llevan sus entrañas
el néctar amargo,
que el mar de la vida
te va regalando;
resaca que deja
los pasos cansados,
el cuerpo desnudo,
sedientos los labios.

EL PLACER DE LA DERROTA
(17ª semana)
Existe un placer oscuro,
que inunda como una sombra,
un placer sordo, siniestro,
que deja amarga la boca.
Es un regusto especial,
que ataca de muchas formas
y suele dejar heridas
profundas, serias, hermosas
y, a veces, complace más,
que el laurel de la victoria:
es el morbo de perder,
el placer de la derrota.

¡QUÉ COSA, NO!
(semana 18)
Ayer tenía las canas
propias de un formal muchacho,
era un viejo que cantaba
las canciones del pasado.
Ayer llevaba en el alma
los sinsabores colgando
como una enorme derrota
abrasándome en sus brazos.
Hoy tengo negro el cabello,
aunque tenga el pelo blanco;
ahora soy mucho más joven,
aunque me pesen los años.

Y NO SABER QUÉ HACER
(Semana 19)
Y no saber qué hacer
teniendo que hacer algo;
perdidas la mirada,
las sendas y los años.
Desnudo en una selva,
fieramente acosado,
obligado a correr
sin poder dar ni un paso.
Sin calor en la noche,
sin fuerzas en los brazos,
perdido en la frontera,
sin nada al otro lado
y no saber qué hacer
y no tener descanso.

CONFUSIÓN
(Semana 20)
Esa extraña vaguedad
por la que rueda la vida
es principio y es final,
no es ni verdad ni mentira.
Ese ser y ese no ser,
es un inhóspito enigma,
en el que vamos muriendo
poco a poco a toda prisa.
La verdad es ilusión
inútil, vieja, vacía,
un buscar sin encontrar,
una quimera vencida.

POCO A POCO
(Semana 21)
Poco a poco va cayendo
como la fruta madura
y casi sin darnos cuenta
nos van robando la luna.
Es tosca, pero certera,
absurda, pero segura
y va sembrando en el alma
angustia seca y desnuda.
Como una gota malaya,
pertinaz, inoportuna,
sigue labrando en silencio
la senda larga y oscura,
sumidero de los sueños,
fosa fatal y profunda.

OTRA OPORTUNIDAD
(Semana 22)
Quiero otra oportunidad,
otra, mejor que ninguna,
no me vale resignarme,
quiero apostar una a una
las cartas que aún me quedan
en la manga de mi bruma.
La confusión me hace fuerte,
la soledad me estimula,
y la lucha es la mejor
razón contra la locura.
Mi batalla es una más,
la de cualquier criatura.

MI ENEMIGO ÍNTIMO

(Semana 23)

Estoy siendo acosado
por un enemigo íntimo,
me sigue por todas partes
como un fantasma infinito.
Ni a sol ni a sombra me deja,
me vigila con sigilo,
me ataca con cien puñales,
inútilmente escondido,
porque yo sé dónde está,
él me mira y yo lo miro,
pero no le digo nada,
porque sé que soy yo mismo.

UNA CANCIÓN

(Semana 24)

Tan solo una canción,
sin lágrimas, sin risas,
palabras en la noche
deshojando la vida.
Buscar otra respuesta,
siempre encontrar la misma.
Ganar, perder, morir,
sentir la melodía
de los sueños que pasan
sin meta conocida.
Tan solo una canción
Sin lágrimas, sin risas.

LA BOCA DEL LOBO

(Semana 25)

En esa boca del lobo
del azar intermitente,
caprichoso, arisco y ciego
intento seguir indemne.
Esa contienda es eterna,
inhumana y no conviene
perder de vista las fauces
tan amenazantes siempre.
En el filo del abismo,
sé moverme bien, a veces,
en algunas, acertando
y otras, gracias a la suerte.

SIN DUDAS

(Semana 26)

¡Ay, yo no tengo dudas!
¡Yo soy la duda!
En el mar del acaso,
mi noche oscura
siempre en dudas navega,
solo preguntas,
preguntas sin respuesta,
certezas, nunca.
Pero sigo flotando,
náufrago a duras
penas que me acompañan
desde la cuna.

CAMBIAR

(Semana 27)

Cae despacio la tarde
igual que las hojas muertas
son arrastradas sin más
en el sopor de la siesta.
Y yo también caigo a veces,
aquí, en mi isla desierta
en la vana tentación
de alimentar la soberbia,
de querer atravesar
una intraspasable puerta,
de alcanzar el horizonte
sin desplegar ni una vela.
¡Es el tiempo de aventar
fuera de mí la tristeza!

TIEMPO DE SILENCIO

(semana 28)

Hay que inventarse otra piel,
abandonar las defensas,
entregarse a la intemperie
sin miedos y sin reservas.
Pasar de largo, pasar
sin dejar ninguna huella,
sin pretender alcanzar
lo que no vale la pena.
Vivir, tan solo vivir,
(¡ay que ver lo que eso cuesta!)
encaramado a esa nube
que todo lo sobrevuela.
Hay que inventar otra piel,
otro andar y otra cabeza.

PAZ

(semana 29)
Sentado en la madrugada
lánguida y plácidamente,
sin esperar otra cosa
que otra voz al lado, alegre
como una puesta de sol,
como una gota de nieve,
sutil relajo del alma,
que se suma a la corriente.
Ver cómo pasa el silencio,
sentir las horas que mueren,
llorar como llora un niño,
con lágrimas que no duelen.

UNA FRUTA MADURA

(semana 30)
Una fruta madura
es un sol que se abre,
una página llena
en la paz de la tarde.
Un placer que te incita,
un deleite que sabe
a millones de siglos
revueltos en su carne.
Una fruta madura,
es el fin de un viaje,
el final de un camino,
una emoción salvaje.

CARPE DIEM

(semana 31)
Colgado en el horizonte
dejo pasar la nostalgia,
como el que espera que pase
un mal trago, una amenaza.
Me siento a esperar que siga
su camino la mañana
sin dejar ninguna herida,
sin verter ninguna lágrima.
Dejando correr el tiempo,
respirando con el alma,
olvidándome de todo,
abrazándome a la nada.

CARICIAS
(semana 32)
Esa caricia del viento,
toca la fibra del alma,
llena la vida de fuego,
saca del pecho nostalgias,
limpia el corazón de nubes,
vuelve a llenarte de ganas.
Esa caricia del Sol
hace desplegar las alas,
alumbrar nuevos caminos,
abrirse nuevas ventanas,
cerrarse viejas heridas,
encarar nuevas batallas.

LOS DÍAS QUE PASAN
(semana 33)
Asomado al abismo
de los días que pasan,
miro cruzar los míos
por el mar de la nada,
con más dudas que miedo
con más sed que esperanza.
Me muevo entre las fieras
lo mismo que un fantasma,
invisible, impalpable,
defendiendo su causa.
Para luchar por ella
solo tengo palabras.

A PRUEBA

(semana 34)
Sin pausa, continuamente,
la vida me pone a prueba:
a veces, baila conmigo,
a veces, me tira piedras;
otras, me deja volar
y otras, me amarra a la tierra.
Unas, me invita a pasar,
otras, me cierra la puerta;
o me lleva de la mano
o me amarra a una cadena.
Es caprichosa la vida,
tornadiza y embustera.

SOLO

(semana 35)
Rodeado por la gente,
espiado por los ojos
inquisidores, espías
y arbitrarios de los otros.
Encerrado entre los míos,
en esa piel del nosotros,
en ese claustro materno,
protegido de los lobos,
encaramado a su grupa,
y, a veces, sobre sus hombros,
con ellos voy caminando
misteriosamente solo.

SENTIRSE SOLO

(semana 36)
Solo en medio de la gente
solo en mitad del camino,
solo, recibiendo abrazos
y solo entre tus amigos.
Solo en medio de la nada,
a pesar de los vecinos,
infinitamente solo
sin razón y sin motivo.
Solo como un ermitaño,
del universo escondido;
sentirse solo es estar
a solas con uno mismo.

MAÑANA

(semana 37)
Mañana seguiré siendo
la misma fugaz quimera,
el mismo loco abrazado
al mismo fuego que hiela.
Mañana tendré más dudas
y más heridas abiertas,
tendré menos horizontes
y más ilusiones viejas
(las ilusiones se oxidan
si no llegan a las metas).
Mañana es un túnel negro
y ya apenas tengo velas.

GANAS
(semana 38)
Tengo ganas de romper
las dudas y las fronteras,
de gritar cuatro verdades
aunque nadie las entienda.
Tengo ganas de saltar,
de arrancarme las cadenas,
que me tienen amarrado
a mi ardiente incandescencia.
Ya es hora de apaciguar
la sed que deja la negra
voluntad de estar callados
ganas de abrir nuevas puertas.

EL RAYO
(semana 39)
¿El rayo se ha detenido?
¿Lanzó su último rayo?
No. El rayo no se marchó,
está solo descansando.
Se encuentra como dormido,
está como ensimismado,
mas su terrible maldad
algo dentro está buscando
para volver a atacar,
astutamente taimado,
por la espalda, traicionero,
o de frente, con su abrazo.
El rayo no cesa nunca
de apuntarnos con su rayo.

LA BOLA
(semana 40)
La bola se hace más grande
al compás de las mentiras,
que alegremente y con sorna
le inoculan las vecinas.
Crece y crece, se hace inmensa,
se expande, engorda y estira,
como un globo extraordinario,
pero no se va hacia arriba;
se queda entre las paredes
de tu propia cercanía.
La bola no se hace grande,
se hace eterna, se hace risa,
mientras engorda y engorda,
ciegamente y sin medida.

LA TORMENTA
(semana 41)
La tormenta sigue viva,
dentro del alma, bien dentro,
se alimenta de mi sangre
y de los rescoldos viejos.
La tormenta me mantiene
siempre alerta, siempre presto,
a saltar a otro horizonte,
a inventar otros senderos.
Sigue tronando muy cerca,
pero mientras, como un eco,
me llegan voces de paz
a lo lejos, muy, muy lejos.

SEGUIR
(semana 42)
Seguir, seguir adelante,
aunque sea de perfil,
seguir, seguir pese a todo,
seguir, seguir hasta el fin.
Seguir, seguir en tu senda,
que solo te sirve a ti,
avanzar, aunque te frenen,
sin pistola y sin fusil;
tan solo con las palabras,
armado por lo civil,
aunque te roben la meta,
pero siempre hay que seguir.

INCREÍBLE
(semana 43)
¿Cómo puede ser lo malo
mucho mejor que lo bueno?
pues parece ser que sí,
al menos yo es lo que observo.
Sinrazón y atrocidad,
desvergüenza y desconsuelo,
cinismo, banalidad
y apoyo al vulgar cuatrero.
En el mundo reina el caos,
se ha adueñado del imperio,
la confusión nos invade,
ha llegado hasta el cerebro.

HISTORIA DE AMOR
(semana 44)
Sin comerlo ni beberlo,
sin saberlo, eran amantes,
solo con el pensamiento,
solo a base de soñarse.
De ser tan solo un suspiro,
una burbuja en el aire,
se volvió aquel sentimiento
un maremoto imparable.
Amor que no se consuma
no hay rutina que lo apague,
no hay pasión que lo calcine
ni sopor que lo desgaste.
Perpetua historia de amor
solo a base de soñarse.

MANTENERSE
(semana 45)
Sé que no es fácil, lo sé,
lo sé, lo sé y no me importa,
mantenerse en el camino
es la raíz de las cosas.
Seguir de pie, ya lo sé,
es volar como las hojas,
sin rumbo, sin horizonte,
jugando siempre a la contra,
según lo que mande el viento,
que empuja desde las sombras.
Seguir de pie es suficiente,
lo demás lo hace la historia.

LA MENTIRA
(semana 46)
La mentira se ha instalado
en el centro de la escena,
saluda a diestro y siniestro,
ufana como una reina.
Dirige su perorata
al público de la Tierra,
que atentamente la escucha,
la respeta y la venera.
Nadie discute sus leyes,
nadie discrepa de ella,
nadie le cierra su paso,
todos la siguen a ciegas.

SI PUDIERA
(semana 47)
Si supiera cómo hacerlo
me podría de inmediato
a desfacer los entuertos,
que por todas partes hallo.
Me volvería pirata
para conquistar tus brazos
a bordo de aquel velero
que una vez abandonamos.
Me pondría mi disfraz
de impenitente payaso
y me iría por el mundo
a llorar por mis fracasos.

YO SOLO SÉ
(semana 48)
Yo sólo sé que no sé,
dijo el sabio sabiamente
y a mí me pasa lo mismo,
aunque sabio no me encuentre.
Todo el que dice saber
sabe poco y malamente,
puede que no sepa nada,
no sé qué piensan ustedes.
Es mejor saber muy poco,
tan solo lo que uno siente:
que el azar te da la vida
y que te espera la muerte.

PACIENCIA
(semana 49)
Tan santa cual la más santa
virtud que exista en la tierra,
escasa entre los inquietos,
copiosa en gente serena.
Rara dignidad que a Job
le procuró gloria eterna,
a base de cultivarla
hasta límites que aterran.
Tan extraña entre los hombres,
que parece una quimera;
así de curiosa es
la inexistente paciencia.

LAS NOTAS DEL ARPA
(semana 50)
Van calentando las venas
las notas dulces del arpa,
que despacio se deslicen
desde los dedos al alma.
Mágicas y cristalinas
van desplegando sus alas
como suaves mariposas
poblando la madrugada.
Se apagan, pero no mueren,
siguen muy dentro, ¿olvidadas?
No. Parece que están dormidas,
pero viven en tus lágrimas.

DICIEMBRE
(semana 52)
Diciembre tiene nieve
adosada a su nombre,
los copos le resbalan
por las letras de bronce,
que cuelgan de las ramas
del árbol de la noche.
Su piel sabe a canela,
a excesos y canciones
trilladas que florecen
en los labios del hombre.
Diciembre sabe a luces,
a estufas y a derroche,
a final del camino,
a ilusiones sin norte.

TREINTA Y UNO DE DICIEMBRE
(semana 52)
Treinta y uno de diciembre,
punto y final de un camino
que arrancó un uno de enero,
que ya quedó en el olvido.
Momento de hacer balance,
de cenas y de buen vino,
de brindar por casi todo,
de trajes y de vestidos.
De proyectos y esperanzas,
de encuentros, besos y gritos,
de pedirle al Año Nuevo
de muchas formas lo mismo:
para unos, que nada cambie
para otros, que sea distinto.
Para mí es un buen momento,
desde este insolente frío,
de mandar un fuerte abrazo
por Facebook a mis amigos.