Nuevo éxito de "Ronda, verdad imposible"

Tercera representación y esta vez hubo 3/4 de entrada. Algo extraordinario tendiendo en cuenta que ya la habían visto 1.000 personas en directo y toda Ronda a través de Canal Charry Tv, que la ha estado emitiendo durante estos siete meses en su programación diaria.

Fue la tercera función y la última que hicimos en Ronda. Gracias a todos quienes nos apoyaron. Así es un placer hacer cosas.

Estos fenómenos son la base del espectáculo. Sin ellos, nada sería igual, todo sería diferente; todo sería peor. Son «los hombres de negro».

Clara Gil es la dulzura, la naturalidad, el saber estar. Siempre hace lo justo, lo necesario; todo lo capta a la primera. El aire levemente andaluz que introduce en sus melismas la convierten en una cantante superoriginal. Todo un lujo para este musical.

6

Ana Belén Sánchez, una actriz todoterreno, una mujer renacentista, que sabe hacer de todo y todo lo hace bien.

Juan Moncayo, un actor arriateño de carácter y fuerza torrencial. Un valor incalculable dentro de ENTREAMIGOS.

Marcos Marcel y Jesús, interpretando a dos personajes legendarios: Antonio Ordóñez, el mejor torero de todos los tiempos y Ernest Hemingway, uno de los grandes escritores de siempre. Los dos fueron amigos y elevaron sus respectivas profesiones a las mismísima excelencia. Y los dos estaban enamorados de Ronda, tanto que eligieron esta tierra para descansar eternamente.

 

Un lujo ha sido para ENTREAMIGOS contar con MARCOS, un mago de la escena y un hombre generoso y cariñoso.

Ángel y Antoñito son dos personas entrañables y dos artistas nacidos para la escena. Antonio es fuerza, transmisión y poderío; Ángel es un actor imponente, responsable, certero, carismático, que sabe llegar al corazón de los espectadores. Dos lujos para ENTREAMIGOS.

Aquí, a la izquierda, el autor con Ana Cristina y Ana Belén, dos buenas cantantes y mejores personas. Dos valores imprescindibles de ENTREAMIGOS. Imprescindibles, tanto cuando cantan como cuando interpretan.  Todo lo que tocan sale fortalecido con sus presencias, con sus fuerzas.